El eco del último disparo, excepcional muestra pictórica en Museo de Bellas Artes.

Noviembre 2018

La ocasión será propicia para revisitar no solamente a autores de la pintura decimonónica sino también para visibilizar conexiones entre creadores de esa etapa, interesados en fundar un arte arraigado a lo nacional. Ortelio Rodríguez Alba. alba@bellasartes.co.cu No hay ecos sin disparos. Del mismo modo que no hay pólvora sin artillero. La alusión se hace gráfica cuando de arte se trata y, sobre todo, si ese arte está profundamente vinculado a la vida y a la Historia. Expectativas ha traído el anuncio de la próxima exposición pictórica notificada para ser desplegada en el Museo de Bellas Artes. En esta ocasión, no se trata de un artista contemporáneo ni de un moderno irreverente. Se abrirán las compuertas a un paréntesis histórico de fecundo legado en el arte cubano: el Cambio de Siglo. Esta etapa permitió clausurar tendencias y anunciar derroteros del arte insular. Tras una rica tradición académica, cuyas raíces se remontan a la obra de grabadores e ilustradores franceses radicados en el patio, sucedió un ascendente movimiento artístico, heredero del impecable oficio, la limpia factura y la técnica imponderable. De allí brotarían las pinceladas sorprendentes de Armando Menocal o las insólitas tintas de Leopoldo Romañach. eco del ultimo disparo museo de bellas artes de cuba Semejante arco temporal merece, a la vuelta de 120 años del reinicio de la contiendas independentistas en 1895, un nuevo acercamiento que recoloque visiones, amplifique legados y ubique en valor méritos de figuras insuficientemente estimadas. La ocasión será propicia para revisitar no solamente a autores de la pintura decimonónica sino también para visibilizar conexiones y contrastes entre creadores de esa etapa, interesados, en su mayor parte, en fundar un arte arraigado a lo nacional pero con vocación universalista, independientemente de sus estilos personales. Al margen de los tópicos referenciales propios de este período, motivos mitológicos o históricos, el espectador descubrirá otros horizontes, tal vez antes no percibidos por el ojo crítico o realzado ahora tras una labor curatorial inestimable en su concepción enciclopédica. Les invitamos a visitar El eco del último disparo, exposición-balance de un período conclusivo del arte nacional, el próximo viernes 30 de octubre a las 16: 00 horas local en la sala transitoria del Museo. Sin dudas, una oportunidad única, para descubrir las raíces del llamado arte nuevo del siglo XX en Cuba.

Compartir